Bienvenido, Únete al foro? Registro  
Un regalo para Werner
#1

Werner era un hombre de negocios retirado hacía más de 10 años. Uno de lo consejeros delegados de MÄURER & WIRTZ le había citado a primera hora de la mañana de un día de primavera de 1996 en la cafetería Buchald de Berlín, y ahora estaba sentado tomando un café y pastas frente a una amplia ventana que daba a la calle Bartningallee.

- Disculpa el retraso Werner ¿Puedo sentarme?

Werner Grothmann mostraba la expresión de sorpresa más indescriptible de cuantas se puedan imaginar. Intentó balbucear algunas palabras. Estaba literalmente mudo de asombro.

- Si, lo sé Werner, estoy igual.

- Pero, ¿cómo…? - Werner intentó de nuevo articular una frase, pero Carbonell continuó.

- Le prometí que la próxima vez que nos viésemos se lo explicaría y a eso he venido. Y le he traído un regalo.

Carbonell dejó el el paquete sobre la mesa. Werner miraba a Carbonell sin dar crédito, inmóvil.

- No se preocupe, no es una bomba hombre. Ya se lo abro yo.

Carbonell desató el lazo de cuerda lacrada, y desplegó el papel kraft que envolvía el regalo. Era un jabón de afeitar. Carbonell retiró la tapa marrón y le ofreció el jabón a Werner:

- Aquí tiene coronel, este es su perfume. Geranio y bergamota, con un fondo muy tenue de tabaco. ¿Hablamos?


———————————————————————————————————————————

12 de septiembre de 1943. Praga.

La Gestapo me había llevado al Castillo Hradcany, desde donde se divisaba a sus pies toda Praga, atravesada por la lámina de plata del rio Moldava. Nada más entrar en la habitación, percibí el suave olor atalcado del acorde del geranio con el limón, mezclado con el aroma de tabaco rubio que fumaba el oficial de las SS, alto y apuesto.

- Bienvenido Herr Carbonell, nos ha costado encontrarle. Viaja usted mucho últimamente. ¿Le apetece un cigarrillo?, es americano.

- No gracias, no fumo. Es una suerte para mi, de lo contrario mi nariz no podría admirar su perfume. Es muy moderno, sintético yo diría. Unos contrapuntos muy agradables, hay notas de cuero también; aunque podrían ser sus botas.

- Muy amable, a mi mujer también le gusta. Es un regalo suyo. Soy el mayor Werner Grothmann de la Walfen-SS, secretario del Reichsführer SS, Heinrich Himmler.

- Qué bien. Me presentaría pero creo que ese legajo sobre la mesa es mi expediente- sentenció Carbonell.

- Así es, de hecho su expediente ha ido aumentando con muchos…indicios, en los últimos meses.

- ¿Indicios?. No entiendo cómo. Yo me dedico a fabricar anilina en Hamburgo, de casa al trabajo, del trabajo a casa, y alguna cerveza por el camino, como buen alemán de adopción.

- No es por las cosas que hace ahora, más bien por las que ha hecho antes. Por cierto su alemán es perfecto, Herr Carbonell. Tengo aquí anotado que usted habla…déjeme ver, increible: 16 idiomas.

- Hombre hablar, hablar, yo diría que sólo 5. Los otros los chapurreo…

- ¿Qué es chapurreo?- inquirió Werner.

- No existe ese término en alemán; como ustedes son perfectos…

- Verá, Herr Carbonell, no nos parece normal que con 40 años, usted hable 16 idiomas. Apenas ha viajado a algunos paises de Europa. ¿Cómo es que habla el piti.. pitja.. pitjanajai..?

- Pitjantjatjara. Es el idioma de los nativos australianos. Pero, ese lo chapurreo.

- ¿Entonces?.

- Es que teníamos la Espasa-Calpe en casa…

- ¿Reconoce este documento?- Werner extendió un dossier a Carbonell.

- Desde luego, es mi informe manuscrito sobre la fabricación de jabón a partir de grasa humana del año pasado para la Reichsstelle für industrielle Fettversorgung.

- Bonita letra, por cierto. En este documento usted informaba que no es viable fabricar jabón a partir de la grasa humana, contrariando la opinión del Dr. Rudolf Spanner

- No es exacto - corregí al Mayor - en ese documento demuestro que sería mucho más caro extraer la grasa de los cadáveres de los judíos, como pretendían, que emplear aceite de cacahuete o de soja. Además, tengo entendido que Himmler está de acuerdo con mi informe.

- ¿ Y reconoce este otro documento?- Werner me tendió otro papel, amarillento y gastado.

Touché. Comprendí que la cosa se complicaba.

Miré mi reloj, las 12:50.

- No recuerdo haberlo visto- mentí.

- Pero es su letra y está firmado por usted, nuestros peritos calígrafos así lo han confirmado. Es una carta suya a Michel Chevreul. Del 3 de octubre de 1819. Y esta otra a Franz Mesmer de 1794. También es su letra. En ambas usted habla sobre temas relacionados con química, aceites, pigmentos. ¿ Es a lo mismo que se dedica ahora, cierto?.

- Bueno es una curiosa coincidencia, desde luego. No obstante, convendrá conmigo en que no puedo ser yo, ese Francisco Carbonell, quizás un antepasado sí, no sé...no aparento doscientos años.. ¿verdad Mayor?.

- Nuestros amigos de la Ahnenerbe creen que tiene más de cuatrocientos. Por esta carta suya, al pintor Tintoretto de 1546 y esta otra a Felipe II de España de 1571. Himmler me ha ordenado que hable con usted para pedirle su colaboración. Y estoy seguro de que lo hará. No creo que un hombre de su edad aguante torturas físicas y en el mejor de los casos, muy pocos meses en Matthausen.

- De acuerdo Mayor Werner, pero le advierto que tengo amigos muy importantes.

- Si, me consta. Por eso le he ofrecido cigarrillos en vez de apuntarle con mi luger - Werner puso la parabellum sobre la mesa.

- Hombre, si me lo pone así, yo héroe no soy, por supuesto que quiero colaborar. ¿ Qué quiere saber?.

- ¿Cómo lo hace? ¿Quién es usted en realidad?.

De nuevo miré mi reloj de bolsillo, faltaban tres minutos.

- Pues mire, Mayor Grothmann. No es fácil explicarlo, pero lo voy a intentar. Yo es que un día entré en Foroafeitado, y entonces mi amigo Teiste...

Grothmann me interrumpió bruscamente:

- ¿ Qué está usted diciendo?

- Bueno, también visito con frecuencia Sin Corte no hay Gloria, es otro foro amigo…

- ¿ Me toma por un ingenuo ?- Werner parecía ahora francamente irritado.

- Las distopias las llevo fatal, discúlpeme, no pretendía confundirle. Bueno, le diré la verdad. Para hacer esto que hago yo, lo primero que debemos procurar es transferir materia exótica al cuerpo humano, átomo a átomo, preferiblemente por retroproyección filtrada en un sincrotón, es lo más delicado y lo que más trabajo da, pero una vez que está hecho, ya puedes resonar en las fluctuaciones de vacío del espacio cuántico que es lo que da lugar a los agujeros de gusano practicables. Lo siguiente es encontrar un espacio topológico soportado en una cuerda cósmica que cumpla el principio de consistencia de Nóvikov, de lo contrario te quedas atrapado para siempre dando tumbos por la historia, que es lo que me ha pasado a mi. Pero bueno, en 2452 es lo que había. Para mi, la mejor entrada al agujero está en Montserrat, que usted no se si lo conoce, Himmler si, que estuvo allí, habrá visto su foto con la Moreneta, pero vamos a mi es el que me pilla más cerca. El más alejado es Uluru, en el centro de Australia; anda que no he ido a parar allí veces, de ahí que entienda el Pitjantjatjara.

Werner se irguió sobre su silla. Miró la pistola, y volvió a encender otro cigarrillo.

- No he comprendido mucho de lo que ha dicho. Pero básicamente creo entender que usted es un turista viajando en el tiempo.

- Hombre, turista, turista, no. Tienes que saber moverte, hay unas cosas que se llaman conjeturas de protección cronológica, que según lo que hagas te quedas frito en el sitio, y eso te obliga a estudiar antes del viaje, porque como crees una paradoja...

- Me está usted tomando el pelo. - Grothmann recogió la Luger que había dejado a modo de pisapapeles sobre mi expediente y me apuntó elegantemente al corazón. Estaba algo enfadado, sin duda.

- Es la verdad, Mayor Grothmann. Por otra parte, como ya tienes una idea de lo que va a pasar, a veces perfectamente exacta, pues siempre juegas con ventaja. Por ejemplo, en un minuto va a sonar el teléfono ese, tan chulo - en mi época se pagan una fortuna por ellos, por cierto - y su jefe le va a decir que me vaya soltando. Es que Himmler es muy amigo de Franco, y creo que se ha enterado de que me tienen aquí. Y el Generalísimo me aprecia mucho sabe, desde la Academia General, pero la confianza excesiva tiene estas cosas, le dije que lo de Albert Von Fylek sería un fiasco, se enfadó y nos hemos distanciado un poco….

Riiiing, Riiing, Riiing. Sonó el teléfono. El semblante de Werner era de absoluto pasmo al escuchar la orden tajante de Himmler.

Carbonell ajustó la montura de sus gafas sobre su nariz y se despidió:

- Ha sido un placer Mayor Grothman, cuando pase este lío que habéis montado, un día quedamos y se lo explico todo con más calma. Y ese perfume suyo, disculpe que insista , es muy alemán, igual un día hago un jabón con él. Le llamaré Tabac.

Medio siglo después, Carbonell volvería a ver la misma expresión de la cara del Coronel Grothmann en un café berlinés. Es lo que tiene el Tabac.

This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it
______________________
Visíteme en La Botica de Frankincense, donde los jabones cuentan historias.
Responder
#2

para romperse las manos aplaudiendo This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it
The following 2 users Like Maki's post:
   Frankincense, Macmody
Responder
#3

(09-04-2020, 15:41)Frankincense escribió: Werner era un hombre de negocios retirado hacía más de 10 años. Uno de lo consejeros delegados de MÄURER & WIRTZ le había citado a primera hora de la mañana de un día de primavera de 1996 en la cafetería Buchald de Berlín, y ahora estaba sentado tomando un café y pastas frente a una amplia ventana que daba a la calle Bartningallee.

- Disculpa el retraso Werner ¿Puedo sentarme?

Werner Grothmann mostraba la expresión de sorpresa más indescriptible de cuantas se puedan imaginar. Intentó balbucear algunas palabras. Estaba literalmente mudo de asombro.

- Si, lo sé Werner, estoy igual.

- Pero, ¿cómo…? - Werner intentó de nuevo articular una frase, pero Carbonell continuó.

- Le prometí que la próxima vez que nos viésemos se lo explicaría y a eso he venido. Y le he traído un regalo.

Carbonell dejó el el paquete sobre la mesa. Werner miraba a Carbonell sin dar crédito, inmóvil.

- No se preocupe, no es una bomba hombre. Ya se lo abro yo.

Carbonell desató el lazo de cuerda lacrada, y desplegó el papel kraft que envolvía el regalo. Era un jabón de afeitar. Carbonell retiró la tapa marrón y le ofreció el jabón a Werner:

- Aquí tiene coronel, este es su perfume. Geranio y bergamota, con un fondo muy tenue de tabaco. ¿Hablamos?


———————————————————————————————————————————

12 de septiembre de 1943. Praga.

La Gestapo me había llevado al Castillo Hradcany, desde donde se divisaba a sus pies toda Praga, atravesada por la lámina de plata del rio Moldava. Nada más entrar en la habitación, percibí el suave olor atalcado del acorde del geranio con el limón, mezclado con el aroma de tabaco rubio que fumaba el oficial de las SS, alto y apuesto.

- Bienvenido Herr Carbonell, nos ha costado encontrarle. Viaja usted mucho últimamente. ¿Le apetece un cigarrillo?, es americano.

- No gracias, no fumo. Es una suerte para mi, de lo contrario mi nariz no podría admirar su perfume. Es muy moderno, sintético yo diría. Unos contrapuntos muy agradables, hay notas de cuero también; aunque podrían ser sus botas.

- Muy amable, a mi mujer también le gusta. Es un regalo suyo. Soy el mayor http://Werner Grothmann de la Walfen-SS, secretario del Reichsführer SS, Heinrich Himmler.

- Qué bien. Me presentaría pero creo que ese legajo sobre la mesa es mi expediente- sentenció Carbonell.

- Así es, de hecho su expediente ha ido aumentando con muchos…indicios, en los últimos meses.

- ¿Indicios?. No entiendo cómo. Yo me dedico a fabricar anilina en Hamburgo, de casa al trabajo, del trabajo a casa, y alguna cerveza por el camino, como buen alemán de adopción.

- No es por las cosas que hace ahora, más bien por las que ha hecho antes. Por cierto su alemán es perfecto, Herr Carbonell. Tengo aquí anotado que usted habla…déjeme ver, increible: 16 idiomas.

- Hombre hablar, hablar, yo diría que sólo 5. Los otros los chapurreo…

- ¿Qué es chapurreo?- inquirió Werner.

- No existe ese término en alemán; como ustedes son perfectos…

- Verá, Herr Carbonell, no nos parece normal que con 40 años, usted hable 16 idiomas. Apenas ha viajado a algunos paises de Europa. ¿Cómo es que habla el piti.. pitja.. pitjanajai..?

- Pitjantjatjara. Es el idioma de los nativos australianos. Pero, ese lo chapurreo.

- ¿Entonces?.

- Es que teníamos la Espasa-Calpe en casa…

- ¿Reconoce este documento?- Werner extendió un dossier a Carbonell.

- Desde luego, es mi informe manuscrito sobre la fabricación de jabón a partir de grasa humana del año pasado para la Reichsstelle für industrielle Fettversorgung.

- Bonita letra, por cierto. En este documento usted informaba que no es viable fabricar jabón a partir de la grasa humana, contrariando la opinión del Dr. Rudolf Spanner

- No es exacto - corregí al Mayor - en ese documento demuestro que sería mucho más caro extraer la grasa de los cadáveres de los judíos, como pretendían, que emplear aceite de cacahuete o de soja. Además, tengo entendido que Himmler está de acuerdo con mi informe.

- ¿ Y reconoce este otro documento?- Werner me tendió otro papel, amarillento y gastado.

Touché. Comprendí que la cosa se complicaba.

Miré mi reloj, las 12:50.

- No recuerdo haberlo visto- mentí.

- Pero es su letra y está firmado por usted, nuestros peritos calígrafos así lo han confirmado. Es una carta suya a Michel Chevreul. Del 3 de octubre de 1819. Y esta otra a Franz Mesmer de 1794. También es su letra. En ambas usted habla sobre temas relacionados con química, aceites, pigmentos. ¿ Es a lo mismo que se dedica ahora, cierto?.

- Bueno es una curiosa coincidencia, desde luego. No obstante, convendrá conmigo en que no puedo ser yo, ese Francisco Carbonell, quizás un antepasado sí, no sé...no aparento doscientos años.. ¿verdad Mayor?.

- Nuestros amigos de la Ahnenerbe creen que tiene más de cuatrocientos. Por esta carta suya, al pintor Tintoretto de 1546 y esta otra a Felipe II de España de 1571. Himmler me ha ordenado que hable con usted para pedirle su colaboración. Y estoy seguro de que lo hará. No creo que un hombre de su edad aguante torturas físicas y en el mejor de los casos, muy pocos meses en Matthausen.

- De acuerdo Mayor Werner, pero le advierto que tengo amigos muy importantes.

- Si, me consta. Por eso le he ofrecido cigarrillos en vez de apuntarle con mi luger - Werner puso la parabellum sobre la mesa.

- Hombre, si me lo pone así, yo héroe no soy, por supuesto que quiero colaborar. ¿ Qué quiere saber?.

- ¿Cómo lo hace? ¿Quién es usted en realidad?.

De nuevo miré mi reloj de bolsillo, faltaban tres minutos.

- Pues mire, Mayor Grothmann. No es fácil explicarlo, pero lo voy a intentar. Yo es que un día entré en Foroafeitado, y entonces mi amigo Teiste...

Grothmann me interrumpió bruscamente:

- ¿ Qué está usted diciendo?

- Bueno, también visito con frecuencia Sin Corte no hay Gloria, es otro foro amigo…

- ¿ Me toma por un ingenuo ?- Werner parecía ahora francamente irritado.

- Las distopias las llevo fatal, discúlpeme, no pretendía confundirle. Bueno, le diré la verdad. Para hacer esto que hago yo, lo primero que debemos procurar es transferir materia exótica al cuerpo humano, átomo a átomo, preferiblemente por retroproyección filtrada en un sincrotón, es lo más delicado y lo que más trabajo da, pero una vez que está hecho, ya puedes resonar en las fluctuaciones de vacío del espacio cuántico que es lo que da lugar a los agujeros de gusano practicables. Lo siguiente es encontrar un espacio topológico soportado en una cuerda cósmica que cumpla el principio de consistencia de Nóvikov, de lo contrario te quedas atrapado para siempre dando tumbos por la historia, que es lo que me ha pasado a mi. Pero bueno, en 2452 es lo que había. Para mi, la mejor entrada al agujero está en Montserrat, que usted no se si lo conoce, Himmler si, que estuvo allí, habrá visto su foto con la Moreneta, pero vamos a mi es el que me pilla más cerca. El más alejado es Uluru, en el centro de Australia; anda que no he ido a parar allí veces, de ahí que entienda el Pitjantjatjara.

Werner se irguió sobre su silla. Miró la pistola, y volvió a encender otro cigarrillo.

- No he comprendido mucho de lo que ha dicho. Pero básicamente creo entender que usted es un turista viajando en el tiempo.

- Hombre, turista, turista, no. Tienes que saber moverte, hay unas cosas que se llaman conjeturas de protección cronológica, que según lo que hagas te quedas frito en el sitio, y eso te obliga a estudiar antes del viaje, porque como crees una paradoja...

- Me está usted tomando el pelo. - Grothmann recogió la Luger que había dejado a modo de pisapapeles sobre mi expediente y me apuntó elegantemente al corazón. Estaba algo enfadado, sin duda.

- Es la verdad, Mayor Grothmann. Por otra parte, como ya tienes una idea de lo que va a pasar, a veces perfectamente exacta, pues siempre juegas con ventaja. Por ejemplo, en un minuto va a sonar el teléfono ese, tan chulo - en mi época se pagan una fortuna por ellos, por cierto - y su jefe le va a decir que me vaya soltando. Es que Himmler es muy amigo de Franco, y creo que se ha enterado de que me tienen aquí. Y el Generalísimo me aprecia mucho sabe, desde la Academia General, pero la confianza excesiva tiene estas cosas, le dije que lo de Albert Von Fylek sería un fiasco, se enfadó y nos hemos distanciado un poco….

Riiiing, Riiing, Riiing. Sonó el teléfono. El semblante de Werner era de absoluto pasmo al escuchar la orden tajante de Himmler.

Carbonell ajustó la montura de sus gafas sobre su nariz y se despidió:

- Ha sido un placer Mayor Grothman, cuando pase este lío que habéis montado, un día quedamos y se lo explico todo con más calma. Y ese perfume suyo, disculpe que insista , es muy alemán, igual un día hago un jabón con él. Le llamaré Tabac.

Medio siglo después, Carbonell volvería a ver la misma expresión de la cara del Coronel Grothmann en un café berlinés. Es lo que tiene el Tabac.

This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it

Cada vez me quedo mas sorprendido e intrigado. No tengo el placer de conocerle compañero Frankincense. Pero creo que es usted pozo de sabiduría.
Es siempre un placer tener la oportunidad de poder leer sur relatos, que te dejan con la gana de saber como será el siguiente capitulo. Se lo agradezco por compartirlos con nosotros.

Un cordial saludo
The following 1 user Likes Lodrino's post:
   Frankincense
Responder
#4

De lujo, lo paladeo como una novela de cien páginas.
The following 2 users Like Petrus's post:
   Frankincense, Macmody
Responder
#5

“Es que teníamos la Espasa Calpe” Jajajajajaj

Que relato , amigo.¡Que relato! Y la foto del final es de revista o para empezar a sacar nuestro calendario de Foroafeitado con tus fotografías , amigo.Puro arte , como el relato.

Y gracias por no decirle a Werner que tengo antepasados Sefardíes , amigo.

Yo no tengo idea de nada y , además , puedo demostrarlo.
The following 1 user Likes Teiste's post:
   Frankincense
Responder
#6

Otro relato estupendo Maestro, mi más sincera enhorabuena!!
                                                                           Humor Afilado, pero nunca cortante.
The following 1 user Likes fredyx's post:
   Frankincense
Responder
#7

Gracias. Me ha hecho reír!
Responder
#8

Este ya es épico!! Genial.


Saludos desde Santa Rosa, CA
The following 1 user Likes fmalpartida's post:
   Frankincense
Responder
#9

(09-04-2020, 18:52)elseñor K escribió: Gracias. Me ha hecho reír!

Hoy esa era la idea, estimado elseñor K . Gracias!
______________________
Visíteme en La Botica de Frankincense, donde los jabones cuentan historias.
The following 1 user Likes Frankincense's post:
   elseñor K
Responder
#10

(09-04-2020, 18:54)fmalpartida escribió: Este ya es épico!! Genial.


Saludos desde Santa Rosa, CA

Gracias Paco!
______________________
Visíteme en La Botica de Frankincense, donde los jabones cuentan historias.
The following 1 user Likes Frankincense's post:
   fmalpartida
Responder
#11

(09-04-2020, 15:41)Frankincense escribió: Werner era un hombre de negocios retirado hacía más de 10 años. Uno de lo consejeros delegados de MÄURER & WIRTZ le había citado a primera hora de la mañana de un día de primavera de 1996 en la cafetería Buchald de Berlín, y ahora estaba sentado tomando un café y pastas frente a una amplia ventana que daba a la calle Bartningallee.

- Disculpa el retraso Werner ¿Puedo sentarme?

Werner Grothmann mostraba la expresión de sorpresa más indescriptible de cuantas se puedan imaginar. Intentó balbucear algunas palabras. Estaba literalmente mudo de asombro.

- Si, lo sé Werner, estoy igual.

- Pero, ¿cómo…? - Werner intentó de nuevo articular una frase, pero Carbonell continuó.

- Le prometí que la próxima vez que nos viésemos se lo explicaría y a eso he venido. Y le he traído un regalo.

Carbonell dejó el el paquete sobre la mesa. Werner miraba a Carbonell sin dar crédito, inmóvil.

- No se preocupe, no es una bomba hombre. Ya se lo abro yo.

Carbonell desató el lazo de cuerda lacrada, y desplegó el papel kraft que envolvía el regalo. Era un jabón de afeitar. Carbonell retiró la tapa marrón y le ofreció el jabón a Werner:

- Aquí tiene coronel, este es su perfume. Geranio y bergamota, con un fondo muy tenue de tabaco. ¿Hablamos?


———————————————————————————————————————————

12 de septiembre de 1943. Praga.

La Gestapo me había llevado al Castillo Hradcany, desde donde se divisaba a sus pies toda Praga, atravesada por la lámina de plata del rio Moldava. Nada más entrar en la habitación, percibí el suave olor atalcado del acorde del geranio con el limón, mezclado con el aroma de tabaco rubio que fumaba el oficial de las SS, alto y apuesto.

- Bienvenido Herr Carbonell, nos ha costado encontrarle. Viaja usted mucho últimamente. ¿Le apetece un cigarrillo?, es americano.

- No gracias, no fumo. Es una suerte para mi, de lo contrario mi nariz no podría admirar su perfume. Es muy moderno, sintético yo diría. Unos contrapuntos muy agradables, hay notas de cuero también; aunque podrían ser sus botas.

- Muy amable, a mi mujer también le gusta. Es un regalo suyo. Soy el mayor Werner Grothmann de la Walfen-SS, secretario del Reichsführer SS, Heinrich Himmler.

- Qué bien. Me presentaría pero creo que ese legajo sobre la mesa es mi expediente- sentenció Carbonell.

- Así es, de hecho su expediente ha ido aumentando con muchos…indicios, en los últimos meses.

- ¿Indicios?. No entiendo cómo. Yo me dedico a fabricar anilina en Hamburgo, de casa al trabajo, del trabajo a casa, y alguna cerveza por el camino, como buen alemán de adopción.

- No es por las cosas que hace ahora, más bien por las que ha hecho antes. Por cierto su alemán es perfecto, Herr Carbonell. Tengo aquí anotado que usted habla…déjeme ver, increible: 16 idiomas.

- Hombre hablar, hablar, yo diría que sólo 5. Los otros los chapurreo…

- ¿Qué es chapurreo?- inquirió Werner.

- No existe ese término en alemán; como ustedes son perfectos…

- Verá, Herr Carbonell, no nos parece normal que con 40 años, usted hable 16 idiomas. Apenas ha viajado a algunos paises de Europa. ¿Cómo es que habla el piti.. pitja.. pitjanajai..?

- Pitjantjatjara. Es el idioma de los nativos australianos. Pero, ese lo chapurreo.

- ¿Entonces?.

- Es que teníamos la Espasa-Calpe en casa…

- ¿Reconoce este documento?- Werner extendió un dossier a Carbonell.

- Desde luego, es mi informe manuscrito sobre la fabricación de jabón a partir de grasa humana del año pasado para la Reichsstelle für industrielle Fettversorgung.

- Bonita letra, por cierto. En este documento usted informaba que no es viable fabricar jabón a partir de la grasa humana, contrariando la opinión del Dr. Rudolf Spanner

- No es exacto - corregí al Mayor - en ese documento demuestro que sería mucho más caro extraer la grasa de los cadáveres de los judíos, como pretendían, que emplear aceite de cacahuete o de soja. Además, tengo entendido que Himmler está de acuerdo con mi informe.

- ¿ Y reconoce este otro documento?- Werner me tendió otro papel, amarillento y gastado.

Touché. Comprendí que la cosa se complicaba.

Miré mi reloj, las 12:50.

- No recuerdo haberlo visto- mentí.

- Pero es su letra y está firmado por usted, nuestros peritos calígrafos así lo han confirmado. Es una carta suya a Michel Chevreul. Del 3 de octubre de 1819. Y esta otra a Franz Mesmer de 1794. También es su letra. En ambas usted habla sobre temas relacionados con química, aceites, pigmentos. ¿ Es a lo mismo que se dedica ahora, cierto?.

- Bueno es una curiosa coincidencia, desde luego. No obstante, convendrá conmigo en que no puedo ser yo, ese Francisco Carbonell, quizás un antepasado sí, no sé...no aparento doscientos años.. ¿verdad Mayor?.

- Nuestros amigos de la Ahnenerbe creen que tiene más de cuatrocientos. Por esta carta suya, al pintor Tintoretto de 1546 y esta otra a Felipe II de España de 1571. Himmler me ha ordenado que hable con usted para pedirle su colaboración. Y estoy seguro de que lo hará. No creo que un hombre de su edad aguante torturas físicas y en el mejor de los casos, muy pocos meses en Matthausen.

- De acuerdo Mayor Werner, pero le advierto que tengo amigos muy importantes.

- Si, me consta. Por eso le he ofrecido cigarrillos en vez de apuntarle con mi luger - Werner puso la parabellum sobre la mesa.

- Hombre, si me lo pone así, yo héroe no soy, por supuesto que quiero colaborar. ¿ Qué quiere saber?.

- ¿Cómo lo hace? ¿Quién es usted en realidad?.

De nuevo miré mi reloj de bolsillo, faltaban tres minutos.

- Pues mire, Mayor Grothmann. No es fácil explicarlo, pero lo voy a intentar. Yo es que un día entré en Foroafeitado, y entonces mi amigo Teiste...

Grothmann me interrumpió bruscamente:

- ¿ Qué está usted diciendo?

- Bueno, también visito con frecuencia Sin Corte no hay Gloria, es otro foro amigo…

- ¿ Me toma por un ingenuo ?- Werner parecía ahora francamente irritado.

- Las distopias las llevo fatal, discúlpeme, no pretendía confundirle. Bueno, le diré la verdad. Para hacer esto que hago yo, lo primero que debemos procurar es transferir materia exótica al cuerpo humano, átomo a átomo, preferiblemente por retroproyección filtrada en un sincrotón, es lo más delicado y lo que más trabajo da, pero una vez que está hecho, ya puedes resonar en las fluctuaciones de vacío del espacio cuántico que es lo que da lugar a los agujeros de gusano practicables. Lo siguiente es encontrar un espacio topológico soportado en una cuerda cósmica que cumpla el principio de consistencia de Nóvikov, de lo contrario te quedas atrapado para siempre dando tumbos por la historia, que es lo que me ha pasado a mi. Pero bueno, en 2452 es lo que había. Para mi, la mejor entrada al agujero está en Montserrat, que usted no se si lo conoce, Himmler si, que estuvo allí, habrá visto su foto con la Moreneta, pero vamos a mi es el que me pilla más cerca. El más alejado es Uluru, en el centro de Australia; anda que no he ido a parar allí veces, de ahí que entienda el Pitjantjatjara.

Werner se irguió sobre su silla. Miró la pistola, y volvió a encender otro cigarrillo.

- No he comprendido mucho de lo que ha dicho. Pero básicamente creo entender que usted es un turista viajando en el tiempo.

- Hombre, turista, turista, no. Tienes que saber moverte, hay unas cosas que se llaman conjeturas de protección cronológica, que según lo que hagas te quedas frito en el sitio, y eso te obliga a estudiar antes del viaje, porque como crees una paradoja...

- Me está usted tomando el pelo. - Grothmann recogió la Luger que había dejado a modo de pisapapeles sobre mi expediente y me apuntó elegantemente al corazón. Estaba algo enfadado, sin duda.

- Es la verdad, Mayor Grothmann. Por otra parte, como ya tienes una idea de lo que va a pasar, a veces perfectamente exacta, pues siempre juegas con ventaja. Por ejemplo, en un minuto va a sonar el teléfono ese, tan chulo - en mi época se pagan una fortuna por ellos, por cierto - y su jefe le va a decir que me vaya soltando. Es que Himmler es muy amigo de Franco, y creo que se ha enterado de que me tienen aquí. Y el Generalísimo me aprecia mucho sabe, desde la Academia General, pero la confianza excesiva tiene estas cosas, le dije que lo de Albert Von Fylek sería un fiasco, se enfadó y nos hemos distanciado un poco….

Riiiing, Riiing, Riiing. Sonó el teléfono. El semblante de Werner era de absoluto pasmo al escuchar la orden tajante de Himmler.

Carbonell ajustó la montura de sus gafas sobre su nariz y se despidió:

- Ha sido un placer Mayor Grothman, cuando pase este lío que habéis montado, un día quedamos y se lo explico todo con más calma. Y ese perfume suyo, disculpe que insista , es muy alemán, igual un día hago un jabón con él. Le llamaré Tabac.

Medio siglo después, Carbonell volvería a ver la misma expresión de la cara del Coronel Grothmann en un café berlinés. Es lo que tiene el Tabac.

This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it

Absolutamente espectacular, Frankincense
The following 2 users Like infernalforces's post:
   fmalpartida, Frankincense
Responder
#12

(09-04-2020, 19:27)infernalforces escribió:
(09-04-2020, 15:41)Frankincense escribió: Werner era un hombre de negocios retirado hacía más de 10 años. Uno de lo consejeros delegados de MÄURER & WIRTZ le había citado a primera hora de la mañana de un día de primavera de 1996 en la cafetería Buchald de Berlín, y ahora estaba sentado tomando un café y pastas frente a una amplia ventana que daba a la calle Bartningallee.

- Disculpa el retraso Werner ¿Puedo sentarme?

Werner Grothmann mostraba la expresión de sorpresa más indescriptible de cuantas se puedan imaginar. Intentó balbucear algunas palabras. Estaba literalmente mudo de asombro.

- Si, lo sé Werner, estoy igual.

- Pero, ¿cómo…? - Werner intentó de nuevo articular una frase, pero Carbonell continuó.

- Le prometí que la próxima vez que nos viésemos se lo explicaría y a eso he venido. Y le he traído un regalo.

Carbonell dejó el el paquete sobre la mesa. Werner miraba a Carbonell sin dar crédito, inmóvil.

- No se preocupe, no es una bomba hombre. Ya se lo abro yo.

Carbonell desató el lazo de cuerda lacrada, y desplegó el papel kraft que envolvía el regalo. Era un jabón de afeitar. Carbonell retiró la tapa marrón y le ofreció el jabón a Werner:

- Aquí tiene coronel, este es su perfume. Geranio y bergamota, con un fondo muy tenue de tabaco. ¿Hablamos?


———————————————————————————————————————————

12 de septiembre de 1943. Praga.

La Gestapo me había llevado al Castillo Hradcany, desde donde se divisaba a sus pies toda Praga, atravesada por la lámina de plata del rio Moldava. Nada más entrar en la habitación, percibí el suave olor atalcado del acorde del geranio con el limón, mezclado con el aroma de tabaco rubio que fumaba el oficial de las SS, alto y apuesto.

- Bienvenido Herr Carbonell, nos ha costado encontrarle. Viaja usted mucho últimamente. ¿Le apetece un cigarrillo?, es americano.

- No gracias, no fumo. Es una suerte para mi, de lo contrario mi nariz no podría admirar su perfume. Es muy moderno, sintético yo diría. Unos contrapuntos muy agradables, hay notas de cuero también; aunque podrían ser sus botas.

- Muy amable, a mi mujer también le gusta. Es un regalo suyo. Soy el mayor Werner Grothmann de la Walfen-SS, secretario del Reichsführer SS, Heinrich Himmler.

- Qué bien. Me presentaría pero creo que ese legajo sobre la mesa es mi expediente- sentenció Carbonell.

- Así es, de hecho su expediente ha ido aumentando con muchos…indicios, en los últimos meses.

- ¿Indicios?. No entiendo cómo. Yo me dedico a fabricar anilina en Hamburgo, de casa al trabajo, del trabajo a casa, y alguna cerveza por el camino, como buen alemán de adopción.

- No es por las cosas que hace ahora, más bien por las que ha hecho antes. Por cierto su alemán es perfecto, Herr Carbonell. Tengo aquí anotado que usted habla…déjeme ver, increible: 16 idiomas.

- Hombre hablar, hablar, yo diría que sólo 5. Los otros los chapurreo…

- ¿Qué es chapurreo?- inquirió Werner.

- No existe ese término en alemán; como ustedes son perfectos…

- Verá, Herr Carbonell, no nos parece normal que con 40 años, usted hable 16 idiomas. Apenas ha viajado a algunos paises de Europa. ¿Cómo es que habla el piti.. pitja.. pitjanajai..?

- Pitjantjatjara. Es el idioma de los nativos australianos. Pero, ese lo chapurreo.

- ¿Entonces?.

- Es que teníamos la Espasa-Calpe en casa…

- ¿Reconoce este documento?- Werner extendió un dossier a Carbonell.

- Desde luego, es mi informe manuscrito sobre la fabricación de jabón a partir de grasa humana del año pasado para la Reichsstelle für industrielle Fettversorgung.

- Bonita letra, por cierto. En este documento usted informaba que no es viable fabricar jabón a partir de la grasa humana, contrariando la opinión del Dr. Rudolf Spanner

- No es exacto - corregí al Mayor - en ese documento demuestro que sería mucho más caro extraer la grasa de los cadáveres de los judíos, como pretendían, que emplear aceite de cacahuete o de soja. Además, tengo entendido que Himmler está de acuerdo con mi informe.

- ¿ Y reconoce este otro documento?- Werner me tendió otro papel, amarillento y gastado.

Touché. Comprendí que la cosa se complicaba.

Miré mi reloj, las 12:50.

- No recuerdo haberlo visto- mentí.

- Pero es su letra y está firmado por usted, nuestros peritos calígrafos así lo han confirmado. Es una carta suya a Michel Chevreul. Del 3 de octubre de 1819. Y esta otra a Franz Mesmer de 1794. También es su letra. En ambas usted habla sobre temas relacionados con química, aceites, pigmentos. ¿ Es a lo mismo que se dedica ahora, cierto?.

- Bueno es una curiosa coincidencia, desde luego. No obstante, convendrá conmigo en que no puedo ser yo, ese Francisco Carbonell, quizás un antepasado sí, no sé...no aparento doscientos años.. ¿verdad Mayor?.

- Nuestros amigos de la Ahnenerbe creen que tiene más de cuatrocientos. Por esta carta suya, al pintor Tintoretto de 1546 y esta otra a Felipe II de España de 1571. Himmler me ha ordenado que hable con usted para pedirle su colaboración. Y estoy seguro de que lo hará. No creo que un hombre de su edad aguante torturas físicas y en el mejor de los casos, muy pocos meses en Matthausen.

- De acuerdo Mayor Werner, pero le advierto que tengo amigos muy importantes.

- Si, me consta. Por eso le he ofrecido cigarrillos en vez de apuntarle con mi luger - Werner puso la parabellum sobre la mesa.

- Hombre, si me lo pone así, yo héroe no soy, por supuesto que quiero colaborar. ¿ Qué quiere saber?.

- ¿Cómo lo hace? ¿Quién es usted en realidad?.

De nuevo miré mi reloj de bolsillo, faltaban tres minutos.

- Pues mire, Mayor Grothmann. No es fácil explicarlo, pero lo voy a intentar. Yo es que un día entré en Foroafeitado, y entonces mi amigo Teiste...

Grothmann me interrumpió bruscamente:

- ¿ Qué está usted diciendo?

- Bueno, también visito con frecuencia Sin Corte no hay Gloria, es otro foro amigo…

- ¿ Me toma por un ingenuo ?- Werner parecía ahora francamente irritado.

- Las distopias las llevo fatal, discúlpeme, no pretendía confundirle. Bueno, le diré la verdad. Para hacer esto que hago yo, lo primero que debemos procurar es transferir materia exótica al cuerpo humano, átomo a átomo, preferiblemente por retroproyección filtrada en un sincrotón, es lo más delicado y lo que más trabajo da, pero una vez que está hecho, ya puedes resonar en las fluctuaciones de vacío del espacio cuántico que es lo que da lugar a los agujeros de gusano practicables. Lo siguiente es encontrar un espacio topológico soportado en una cuerda cósmica que cumpla el principio de consistencia de Nóvikov, de lo contrario te quedas atrapado para siempre dando tumbos por la historia, que es lo que me ha pasado a mi. Pero bueno, en 2452 es lo que había. Para mi, la mejor entrada al agujero está en Montserrat, que usted no se si lo conoce, Himmler si, que estuvo allí, habrá visto su foto con la Moreneta, pero vamos a mi es el que me pilla más cerca. El más alejado es Uluru, en el centro de Australia; anda que no he ido a parar allí veces, de ahí que entienda el Pitjantjatjara.

Werner se irguió sobre su silla. Miró la pistola, y volvió a encender otro cigarrillo.

- No he comprendido mucho de lo que ha dicho. Pero básicamente creo entender que usted es un turista viajando en el tiempo.

- Hombre, turista, turista, no. Tienes que saber moverte, hay unas cosas que se llaman conjeturas de protección cronológica, que según lo que hagas te quedas frito en el sitio, y eso te obliga a estudiar antes del viaje, porque como crees una paradoja...

- Me está usted tomando el pelo. - Grothmann recogió la Luger que había dejado a modo de pisapapeles sobre mi expediente y me apuntó elegantemente al corazón. Estaba algo enfadado, sin duda.

- Es la verdad, Mayor Grothmann. Por otra parte, como ya tienes una idea de lo que va a pasar, a veces perfectamente exacta, pues siempre juegas con ventaja. Por ejemplo, en un minuto va a sonar el teléfono ese, tan chulo - en mi época se pagan una fortuna por ellos, por cierto - y su jefe le va a decir que me vaya soltando. Es que Himmler es muy amigo de Franco, y creo que se ha enterado de que me tienen aquí. Y el Generalísimo me aprecia mucho sabe, desde la Academia General, pero la confianza excesiva tiene estas cosas, le dije que lo de Albert Von Fylek sería un fiasco, se enfadó y nos hemos distanciado un poco….

Riiiing, Riiing, Riiing. Sonó el teléfono. El semblante de Werner era de absoluto pasmo al escuchar la orden tajante de Himmler.

Carbonell ajustó la montura de sus gafas sobre su nariz y se despidió:

- Ha sido un placer Mayor Grothman, cuando pase este lío que habéis montado, un día quedamos y se lo explico todo con más calma. Y ese perfume suyo, disculpe que insista , es muy alemán, igual un día hago un jabón con él. Le llamaré Tabac.

Medio siglo después, Carbonell volvería a ver la misma expresión de la cara del Coronel Grothmann en un café berlinés. Es lo que tiene el Tabac.

This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it

Absolutamente espectacular, Frankincense
Gracias Ramon!
______________________
Visíteme en La Botica de Frankincense, donde los jabones cuentan historias.
The following 1 user Likes Frankincense's post:
   infernalforces
Responder
#13

Lo he leído ya tres veces hoy, que lo sepas

Magnífico

Yo no tengo idea de nada y , además , puedo demostrarlo.
Responder
#14

(09-04-2020, 20:12)Teiste escribió: Lo he leído ya tres veces hoy, que lo sepas

Magnífico

Gracias Teiste!. No podíamos dejar sin final la historia de Maki RasierSeife 1943...
______________________
Visíteme en La Botica de Frankincense, donde los jabones cuentan historias.
The following 1 user Likes Frankincense's post:
   Maki
Responder
#15

Preciosa historia para una tarde de confinamiento
This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it
Muchas gracias "Maestro"
The following 1 user Likes LITRI's post:
   Frankincense
Responder
#16

This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it
The following 1 user Likes Kike's post:
   Frankincense
Responder
#17

Plas, plas, plas

Buenas sonrisas que me he echado leyendo esta magnifica historia

Gracias, maestro
The following 1 user Likes eldenegro's post:
   Frankincense
Responder
#18

Ya me dirá usted en qué parte de Montserrat. Donde como el conejo a la brasa me transporto, pero no tanto. This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it
It's Alright Ma (I'm only bleeding)
Responder
#19

(09-04-2020, 21:41)qlmolino escribió: Ya me dirá usted en qué parte de Montserrat. Donde como el conejo a la brasa me transporto, pero no tanto. This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it

This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it This image is blocked to guests. Please Login or Register to unblock it jajaja, Quique, esto es otra distopia.
______________________
Visíteme en La Botica de Frankincense, donde los jabones cuentan historias.
The following 1 user Likes Frankincense's post:
   qlmolino
Responder
#20

Paco como te dije, me alegra que vuelvas a las andadas. Las aguas a su cauce de nuevo.
Saludos
The following 2 users Like Dr Dulcamara's post:
   Frankincense, fredyx
Responder




Usuarios navegando en este tema:
1 invitado(s)


Theme © iAndrew 2016 - Forum software by © MyBB