Bienvenido, Únete al foro? Registro  
La mala educación
#1

Un viejo amigo acaba de enviarme el siguiente e-mail:

Acabo de leer en internet que a la entrada de algunos restaurantes europeos les decomisan a los clientes sus teléfonos celulares. Según la nota, se trata de una corriente de personas que busca recobrar el placer de comer, beber y conversar sin que los ring tones interrumpan, ni los comensales den vueltas como gatos entre las mesas mientras hablan a los gritos.

La noticia me produjo envidia de la buena. Personalmente, ya no recuerdo lo que es sostener una conversación de corrido, larga y profunda, bebiendo café o chocolate, sin que mi interlocutor me deje con la palabra en la boca, porque suena su celular. En ocasiones es peor. Hace poco estaba en una reunión de trabajo que simplemente se disolvió porque tres de las cinco personas que estábamos en la mesa empezaron a atender sus llamadas urgentes por celular. Era un caos indescriptible de conversaciones al mismo tiempo. Gracias al celular, la conversación se está convirtiendo en un esbozo telegráfico que no llega a ningún lado. El teléfono se ha convertido en un verdadero intruso.

Cada vez es peor. Antes, la gente solí­a buscar un rincón para hablar. Ahora se ha perdido el pudor. Todo el mundo grita por su móvil, desde el lugar mismo en que se encuentra. La batalla, por ejemplo, contra los conductores que manejan con una mano, mientras la otra, además de sus ojos y su cerebro se concentran en poner SMS, parece perdida. Aunque la gente piensa que puede hablar o escribir al tiempo que se conduce, hay que estar en un trancón causado por un adicto al teléfono para darse cuenta de que no es así­.

No niego las virtudes de la comunicación por celular. La velocidad, el don de la ubicuidad que produce y por supuesto, la integración que ha propiciado para muchos sectores antes al margen de la telefoní­a. Pero me preocupa que mientras más nos comunicamos en la distancia, menos nos hablamos cuando estamos cerca.

Me impresiona la dependencia que tenemos del teléfono. Preferimos perder la cédula que el móvil, pues con frecuencia, la sim card funciona más que nuestra propia memoria. El celular más que un instrumento, parece una extensión del cuerpo, y casi nadie puede resistir la sensación de abandono y soledad cuando pasan las horas y este no suena. Por eso quizá algunos nunca lo apagan. ¡Ni en cine! He visto a más de uno contestar en voz baja para decir: “Estoy en cine, ahora te llamo”. Es algo que por más que intento, no puedo entender. También puedo percibir la sensación de desamparo que se produce en muchas personas cuando las azafatas dicen en el avión que está a punto de despegar que es hora de apagar los celulares. También he sido testigo de la inquietud que se desata cuando suena uno de los ring tones más populares y todos en acto reflejo nos llevamos la mano al bolsillo o la cartera, buscando el propio aparato.

Pero de todos, los Blackberry merecen capí­tulo aparte. Enajenados y autistas. Así­ he visto a muchos de mis colegas, absortos en el chat de este nuevo invento. La escena suele repetirse. El Blackberryen el escritorio. Un pitico que anuncia la llegada de un mensaje, y el personaje que tengo en frente se lanza sobre el teléfono. Casi nunca pueden abstenerse de contestar de inmediato. Lo veo teclear un rato, masajear la bolita, y sonreí­r; luego mirarme y decir: “¿En qué í­bamos?”. Pero ya la conversación se ha ido al traste. No conozco a nadie que tenga Blackberry y no sea adicto a el. Alguien me decí­a que antes, en las mañanas al levantarse, su primer instinto era tomarse un buen café. Ahora su primer acto cotidiano es tomar su aparato y responder al instante todos sus mensajes. Es la tiraní­a de lo instantáneo, de lo simultáneo, de lo disperso, de la sobredosis de información y de la conexión con un mundo virtual que terminará acabando con el otrora delicioso placer de conversar con el otro, frente a frente.
La vida también es un magní­fico tobogán de diversión.
Responder
#2

Totalmente de acuerdo.
Valobra sapone per barba
Responder
#3

Yo me lo dejo alegremente en casa muchas veces,....no le veo sentido a una mañana de Domingo con el móvil en la mano.

En un cine, teatro, templo, etc....me parece que queda grosero e irrespetuoso con los demás y con lo que se hace en tales lugares.

En un bar no me molesta tanto, suele haber ruido ya de por sí­.

En la mesa yo creo que a todos nos gusta que haya armoní­a, tranquilidad y que no se use el móvil.
Responder
#4

Tengo por costumbre silenciar mi teléfono móvil en: comidas, espectáculos de TODO tipo, reuniones de CUALQUIER naturaleza. Considero que no trabajo de una "Unidad de Trasplantes" y cualquier asunto puede esperar. Intento a toda costa no ser esclavo de ese instrumento, hasta el punto de disponer de DOS lí­neas claramente diferenciadas, la profesional, que la desconecto el viernes por la tarde, y la personal, que no atiendo bajo ningún concepto si el número llamante no lo tengo identificado entre "mis contactos", así­ de claro.

Llevo 24 años casado, tengo dos hijos y no creo que mi mujer me haya llamado al móvil más de 100 veces desde que dispongo de él (y posiblemente exagere) y entre mis dos hijos quizás no sumen las 100 realizadas a mi móvil. Creo que todo es cuestión de concienciación y mentalización de la auténtica necesidad que el teléfono móvil representa.

Soy por naturaleza un crí­tico observador del comportamiento, y me resulta patético ver a mis amigos como unos absurdos "movilesdependientes" a los que sus mujeres llaman hasta para recordarles que compren el pan o para preguntarles dónde ha dejado el mando del televisor, personas que se sienten "desnudas" si olvidan el móvil en su casa y a las que se les genera el que yo he dado en llamar el "sí­ndrome del cacheo", ya que se empiezan a palpar continuamente los bolsillos para comprobar si llevan encima su móvil en el momento en que, durante diez minutos, no han recibo una llamada. En casos más crónicos, y ante la ausencia prolongada de éstas, incluso lo sacan continuamente de sus bolsillos para comprobar que está encendido y que todo funciona correctamente.

Es innegable que el teléfono móvil está ocasionando una grave transformación de nuestros hábitos y modo de vida, en los que la mayorí­a entramos dulcemente sin apercibirnos claramente de ello.
Responder
#5

El móvil lo considero necesario y útil pero más necesaria considero a la educación. El caso es que hoy en dí­a creo que lo normal es lo contrario.
Responder
#6

Yo lo considero imprescindible para el trabajo, viaje y emergencias, especialmente si estoy usando el carro (que tengo un manos libres... que se creen... ). Para uso personal recibo muy pocas llamadas...
Responder
#7

A mí­ también me parece de mala educación el uso indiscriminado del móvil en muchas situaciones.
Dicho eso, también debo añadir que me parece igual de mal que en un restaurante te decomisen el teléfono móvil al entrar.
Responder
#8

Tortuga:tendrias que venir a USA...te quedarias anonadado.Entre la gente hablando por el movil o chateando/navegando por la web,he visto imnumerables parejas que estan de cena de buenos restaurantes y solo se hacen caso 10 minutos:luego agarran su movil de ultima generacion y a chatear,navegar por la red....Increible.:facepalm:

Yo no tengo idea de nada y , además , puedo demostrarlo.
Responder
#9

Quotes in this message are blocked to guests. Please Login or Register to see the quotes
No te creas amigo, por aquí­ comienza a suceder algo parecido, sobre todo desde la irrupción de los móviles con acceso al Facidiotabook.

La verdad es que es patético.
La vida también es un magní­fico tobogán de diversión.
Responder
#10

Quotes in this message are blocked to guests. Please Login or Register to see the quotesPurita seducción, vaya....disfrutando de la compañí­a, se dice. :meparto:
Responder
#11

Pues estoy muy de acuerdo con lo dicho. No estamos perdiendo y estamos perdiendo el sentido de mantener una conversación.

Capí­tulo a parte es cuando no hay manera de trabajar tranquilo porque cada 5 minutos tienes una interrupción. La gente se piensa que lo suyo es lo más importante y que no puede esperar. Será provocado por la costumbre ya introducida en la sociedad de tener respuestas inmediatas a todas nuestras necesidades mediante la comunicación electrónica?

El móvil y el email son grandes inventos, peor muchas veces esclavizan más que sirven.
Responder
#12

Quotes in this message are blocked to guests. Please Login or Register to see the quotes
Esto es otra... a veces me quedo pasmado cuando leo a "personas" que se cabrean porque hace 2 horas que les han mandado un correo electrónico a una tienda, a un vendedor de ebay, etc. y no les han contestado "aún". A ver tio, no todos están enganchados 24 horas al pc para contestarte a ti y si es fin de semana con más razón, ¿no puedes esperar 1 ó 2 dí­as?
Valobra sapone per barba
Responder
#13

Me compré mi primer móbil en Diciembre del año pasado y a dí­a de hoy solamente lo he cargado de energí­a dos veces. Siempre está cerrado. Lo compré solamente porque compré una motillo y tengo el coche viejo y me hice socio del RAC, con lo cual no tiene sentido no tener teléfono, que ya no hay cabinas de teléfonos. Creo que cada nueve meses he de poner cinco euros; espero no olvidarme. Pero por la factura de un mes de móbil de una persona que gasta el mí­nimo consigo un mobil nuevo cada nueve meses. A nadie doy mi número, es una tonterí­a.

No estoy al dí­a.

Y estoy por sacarme la ADSL, que me tiene embobado con tantas horas delante del ordenador.


Saludos,
Llan

.
Responder
#14

Para el restaurante, el cine, transporte público y situaciones similares:

Links in this message are blocked to guests. Please Login or Register to unblock them

Es una opción :-)

Saludos.
Responder
#15

Al final, las radiaciones de las centrales del Japón van a ser calderilla al lado de las electromagnéticas de uso diario.

Eso de las radiaciones es igual que con el fumar que cuando uno fuma, fumamos todos. Y lo peor es que no huelen ni se pueden ver pero de haberlas, hailas. Y estamos rodeados de ellas, solo faltan esos cacharrillos con potencia extra para contrarrestar las llamadas entrantes.

Confesémonos.


Saludos,
Llan


.
Responder
#16

Quotes in this message are blocked to guests. Please Login or Register to see the quotesEso ya no es sólo en USA...
Responder
#17

Quotes in this message are blocked to guests. Please Login or Register to see the quotesPues que mal....Con internet se gana mucho,pero se pierde en otros aspectos,sobre todo de comunicacion "en persona" y no virtual.

Yo no tengo idea de nada y , además , puedo demostrarlo.
Responder
#18

A mi otra cosa que me molesta bastante es cuando me pego un buen rato esperando a que me atiendan para lo que sea, y cuando por fin me toca, suena el teléfono y me toca esperar otro ratito más, y si la llamada es de tipo personal no digo más....
Responder
#19

Quotes in this message are blocked to guests. Please Login or Register to see the quotes... Entonces es cuando yo me largo directamente de donde sea. Me parece intolerable que tenga prioridad absoluta el telefono (a veces por auténticas majaderí­as) sobre la persona o personas a las cuales se está atendiendo.
Responder
#20

Quotes in this message are blocked to guests. Please Login or Register to see the quotesPero hay veces que no queda más remedio porque hay que arreglar algún papeleo o algo por el estilo, y en ocasiones hay que ponerse un poquito serio para que no le tomen a uno por un tontolaba.
Responder




Usuarios navegando en este tema:
1 invitado(s)


Theme © iAndrew 2016 - Forum software by © MyBB