Bienvenido, Únete al foro? Registro  
Cortagargantas y Sanguines
#1

Desde que era joven, he asociado la cuchilla de doble filo con el suicidio, y por que de eso? creo que esas asociaciones de ideas son creadas por empresas para cambiar los habitos de consumo.
Las estadisticas muestran que cortarse las venas es el metodo menos utilizado de suicidio, lo positivo de esa creencia es que el suicida fracasa, no es facil cortarse las venas.

La imagen del brazo con la muñeca cortada y el charco de sangre es un simbolo del suicidio, el color de la sangre llama la atencion.
Hace poco echaron en tv la pelicula The Wolfman, sale una escena de una mujer que se ha suicidado de un corte en la garganta y en su mano hay una navaja barbera, y otra escena en que el padre hombre lobo da una navaja barbera a su hijo hombre lobo retandole a que se suicide.
Esa asociacion de ideas no tiene logica, pero la navaja se ha convertido en un simbolo del suicidio, no creo que lo hagan intencionadamente, pero en la primera mitad del siglo XX si creo que las empresas lo hicieran intencionadamente para cambiar los habitos de consumo.

Cuando en una pelicula sale un personaje fumando, eso no es casual, las tabacaleras pagan para que la pelicula promocione el habito de fumar, en una pelicula de principios del siglo XX un barbero cortaba el cuello a sus clientes, y una pelicula surrealista en que una mujer corta transversalmente su ojo con una navaja barbera, esas escenas infundieron temor y cambiaron los habitos de consumo, de la navaja barbera a la safety razor, y de esta a la cartridge.

Hoy en dia se hace burla de eso, a las navajas barberas y shavettes las llaman cortagargantas, y a unas shavettes Sanguine, demostrando asi que el temor no va a cambiar los habitos de consumo.
Responder
#2

.
Prácticamente, toda herramienta puede convertirse en un arma, en manos inexpertas, como las de un servidor.

Es por ello que nunca intentaré siquiera el afeitado con shavette, no digamos ya con navaja.

No señor, a lo más que he llegado y llegaré, será al afeitado con maquinilla tradicional, entre otras cosas, porque en mis primeros afeitados, in illo tempore, hace ya casi cincuenta años, intervino una Beter, con cuchilla Palmera, si no recuerdo mal. Con ello y todo, ya he tenido dos escalofriantes (y sanguinolentos) avisos durante la colocación de la cuchilla en una Ikon Slant.

Excuso decir que siento una inmensa admiración y respeto por los compañeros que hacen del afeitado a navaja algo cotidiano y familiar.

Para ellos y todos, un saludo cordial. Feliz domingo y feliz semana.

A su servicio.
"...La lucha con tantos caballeros no es de mi agrado..."
Responder
#3

La propaganda en el cine ha estado presente casi siempre en mayor o menor grado. Desconozco si és el caso de navajas, shavettes y el doble filo, pero como vea una peli en la que el nota de turno se intente marchar de éste mundo utilizando una multihojas, va a quedar fatal,con el glamour por los suelos y retratado, hoyga.
Pd: desde que tengo una shavette en el armarito de mi pequeño arsenal, mi santí­sima me me mima mucho y mejor.

Saludo!!
...and I'm still alive,and I will survive!
Responder
#4

:descojone:Me parto de risa pensando en "cómo" puede suicidarse uno con una multihojas ...:descojone:
Primum radere, deinde filosofare
Responder
#5

Nunca me lo habí­a planteado así­, pero tiene su sentido. Al fin y al cabo, ¿cómo convencer a un tipo de que apee su fiable navaja por una maquinilla para la que necesita recambios, y después cambiar unos recambios baratos y sencillos por unos cada vez más caros? Aludiendo a sus miedos es un método...
Responder
#6

Mensajes subliminales... publicidad oculta... por desgracia siempre están ahí­, mas de los que nos imaginamos o alguien pensaba que no nos manipulan...
Responder
#7

setentero escribió:en la primera mitad del siglo XX si creo que las empresas lo hicieran intencionadamente para cambiar los habitos de consumo.

Cuando en una pelicula sale un personaje fumando, eso no es casual, las tabacaleras pagan para que la pelicula promocione el habito de fumar, en una pelicula de principios del siglo XX un barbero cortaba el cuello a sus clientes, y una pelicula surrealista en que una mujer corta transversalmente su ojo con una navaja barbera

Vamoooooossss... mira que yo tiendo a lo paranoico, pero pensar que a Buñuel le pagó Gillette esa escena...

Lo cierto es que las compañí­as sí­ pagan por colocar sus productos en medios desde los que crear opinión. Quizá el caso más "de libro" sea la campaña de de Beers/NW Ayer para dar caché a los brillantes a finales de los años 40 (con tal éxito, que hoy es casi impensable un anillo de compromiso que no monte un brillante, y ahí­ sigue todaví­a lo de "un diamante es para siempre"), pero me da a mí­ que lo de la maquinilla de seguridad tuvo éxito porque supone una mejora radical sobre la navaja (lo de los últimos veinte o treinta años con las multihojas y desechables, ya es otra historia).

NOTA: La maquinilla de seguridad debe buena parte de su éxito a su utilización masiva durante la I Guerra Mundial... igual que otro utensilio del ajuar masculino: el reloj de pulsera.
Responder
#8

xuan escribió:Nunca me lo habí­a planteado así­, pero tiene su sentido. Al fin y al cabo, ¿cómo convencer a un tipo de que apee su fiable navaja por una maquinilla para la que necesita recambios, y después cambiar unos recambios baratos y sencillos por unos cada vez más caros? Aludiendo a sus miedos es un método...

En dos tiempos:
1) Cógelo joven, para que no tenga especial apego a sus utensilios de afeitado.
2) Ponlo en una situación en la que le obligues a un cierto nivel de aseo personal en un entorno que, por lo demás, no permite ese tipo de cuidados.

Las casualidades de la vida quisieron que la I Guerra Mundial con sus barrizales, bombardeos y trincheras, un contrato del ejército norteamericano y el señor King Camp Gillete con 3,5 millones de maquinillas y sus 32 millones de cuchillas respectivas coincidieran en el espacio-tiempo para hacer que toda una generación de jóvenes aprendiera a afeitarse con esos artefactos.
Responder
#9

jmnav escribió:En dos tiempos:
1) Cógelo joven, para que no tenga especial apego a sus utensilios de afeitado.
2) Ponlo en una situación en la que le obligues a un cierto nivel de aseo personal en un entorno que, por lo demás, no permite ese tipo de cuidados.

Las casualidades de la vida quisieron que la I Guerra Mundial con sus barrizales, bombardeos y trincheras, un contrato del ejército norteamericano y el señor King Camp Gillete con 3,5 millones de maquinillas y sus 32 millones de cuchillas respectivas coincidieran en el espacio-tiempo para hacer que toda una generación de jóvenes aprendiera a afeitarse con esos artefactos.

No fue tan casual. Si no recuerdo mal, el primer contrato se debí­a únicamente a la necesidad por parte de ciertas tropas de un perfecto sellado con sus máscaras antigás.

Luego el uso del gas se multiplicó, y el número de maquinillas también.
Responder
#10

Airforce escribió:No fue tan casual. Si no recuerdo mal, el primer contrato se debí­a únicamente a la necesidad por parte de ciertas tropas de un perfecto sellado con sus máscaras antigás.

Luego el uso del gas se multiplicó, y el número de maquinillas también.

Exacto.
Responder
#11

Da gusto entrerarse de cosas que uno no sabí­a. Mira que a menudo leo cosas de las Guerras Mundiales y nunca se me ocurrió pensar en el auge de las maquinillas por las máscaras antigás...
Responder




Usuarios navegando en este tema:
1 invitado(s)


Theme © iAndrew 2016 - Forum software by © MyBB