Bienvenido, Únete al foro? Registro  
Plantas en jabones, aceites pre, afters y lociones.
#1

Resulta inevitable hablar de las plantas cuando de componer jabones y cremas se trata, bien sea por su aspecto perfumístico, bien, este es el caso que nos ocupa hoy en esta botica, por las aplicaciones dermofarmacéuticas y cosméticas de los principios activos contenidos en las plantas. ¿Cómo incorporar los principios activos de las plantas a los jabones y cremas?.
Dado que las materias grasas más habituales en jabonería son los aceites vegetales, que merecen por si mismos capítulos aparte, el gran valor medicinal de los jabones proviene de las cualidades y virtudes de estos aceites, que se harán notar cuando no hayan sido del todo saponificados, y formen parte del sobre engrasado. Adicionalmente, aparte de los aceites vegetales, y de los aceites esenciales que componen el perfume, se pueden añadir principios activos muy valiosos extraídos directamente de las plantas, con diferencias respecto a sus cualidades y actividad, en función del método empleado. En este capítulo hago un resumen de los principales métodos. Antes, podemos establecer una clasificación sencilla en dos grupos, basados en la solubilidad de las moléculas con actividad farmacológica contenidas en las plantas:

- Sustancias hidrosolubles: mucílagos, taninos, antocianos, flavonoides, cumarinas, naftoquinonas, azúcares, aminoácidos, algunos alcaloides, vitaminas B y C, ácidos libres, saponinas.
- Sustancias liposolubles: aceites esenciales, terpenos, carotenos, insaponificables, algunos alcaloides, vitaminas A y E.

El primer grupo de sustancias es soluble en agua y disolventes polares, el segundo en grasas y disolventes apolares.


Planta en polvo y jugos.

Se puede añadir directamente parte de la planta a la masa jabonosa, generalmente en forma de su polvo seco finamente molido, bien sea planta entera, bien sólo parte de ella, con frecuencia polvo de las raíces ó el polvo de las semillas (almidones). No es nada raro encontrar en los jabones jugos directamente extraidos de la planta por medios mecánicos simples, como es el caso de jugos de cítricos, leche de coco, o el gel del aloe vera. Para el caso particular de los jabones de afeitar, la adición de planta directa tiene una limitación obvia relativa a la textura y color que puede dar al jabón empleados en exceso, así como alteraciones en el olor, o defectos en su conservación. Generalmente se encuentran estos aditivos, en especial si son sólidos, en la parte baja de la fórmula INCI ( 1- 5 %). Salvo excepciones, la adición del polvo de la planta al jabón debe realizarse una vez alcanzada la traza, y a temperaturas moderadas (< 60ºC) o en claro descenso, si se emplea el método en caliente.


Extractos acuosos.

Son los métodos que emplean solamente agua y por tanto los más sencillos y baratos de obtener, con extracción completa de muchos de los principios activos hidrosolubles. Distinguimos, de más suave a menos, entendiendo por suave la menor agresividad por mor de la temperatura hacia algunos principios lábiles, que se pueden degradar fácilmente:

- Maceración: obtenemos un macerado añadiendo agua al polvo o fragmentos de la planta (2 – 3 veces más agua que planta) a temperatura ambiente durante algunos días. Al tratarse de un medio acuoso muy rico en materia orgánica es perfecto para la proliferación de microorganismos, por tanto el macerado se debe filtrar antes de las 72 horas, y de cara a su conservación, es necesario añadir conservantes antimicrobianos (sorbato, benzoato, ácido benzoico, etc)
- Digestión ó infusión: similar al anterior, pero con un tiempo mucho más breve, de minutos, y empleando agua caliente, pero muy por debajo del punto de ebullición ( 40 – 60 º C). Estos extractos se llaman infusos. Se emplea el término tisana para el infuso de una mezcla de plantas, no sólo una.
- Decocción: como el anterior pero a temperatura de ebullición, se emplea para la extracción de sustancias contenidas en raices, resinas o líquenes. Estos extractos acuosos se llaman decoctos.

En todos los casos anteriores y en los que siguen, para separar las partes sólidas, se debe colar y filtrar el extracto mediante colador, gasa muselina o idealmente mediante papel de filtro.
El empleo de extractos acuosos en jabonería está limitado por la concentración de la lejía a emplear, si en ellos se quiere disolver el álcali, amén de que muchos de los principios extraidos se degradan al contacto con la sosa o la potasa; si por el contrario es añadido el extracto acuoso posteriormente, una vez iniciada la saponificación, se corre el riesgo de que se corte la masa. Además, no es infrecuente que se formen productos secundarios de olor indólico, por el tipo de materia orgánica tan compleja presente en los extractos acuosos, que obligan a una curación adicional para depurar el olor (asentamiento del perfume).

Extractos glicólicos, glicerínicos y alcohólicos.

La maceración en glicerina, propilenglicol o alcohol es más efectiva y completa que la maceración en agua para extraer muchas moléculas de polaridad intermedia. Generalmente se añade una cierta proporción de agua (20 – 40 %) para completar el poder extractivo, hablando entonces de extractos hidroalcohólicos, hidroglicólicos, etc. Respecto a su conservación, a veces no requieren conservantes antimicrobianos y antifúngicos, como sí los extractos acuosos. Raramente se hacen infusos o decoctos con estos disolventes, pues por si mismos, tienen una gran capacidad de extracción, bastando sólo la maceración a temperatura ambiente durante unos 7 - 15 días con agitación eventual. La extracción de maderas, semillas o cortezas duras siempre deberá ser algo más larga que la de partes de plantas más blandas. La cantidad de planta a extraer es variable en función de su riqueza en terpenos y principios activos, o de si es seca o húmeda (es preferible la seca) pero orientativamente se puede emplear entre el 10 % y el 30 % de planta respecto del peso de alcohol o glicerina. También se pueden obtener estos alcoholaturos (también llamados tinturas) empleando bebidas de alta graduación alcohólica (por ejemplo vodka). A efectos no cosméticos, para consumo de boca, tenemos los enolatos, cuando se emplea vino blanco como extractor, o licores herberos, cuando se emplea cazalla o aguardientes.
Para la fabricación de jabones son siempre preferibles los extractos en glicerina vegetal, procurando descontar la glicerina aportada por el extracto a la que se quiera añadir como ingrediente, si fuera el caso. Los extractos alcohólicos o alcoholaturos son del todo desaconsejables (salvo para los jabones transparentes) pues el alcohol ablanda mucho el jabón (de hecho, un exceso lo disuelve), siendo este aspecto menos crítico para el caso de cremas, dada su textura.

Respecto a los afters, puede emplearse tanto un glicerinato como un alcoholatura, ya que ambos son vehículos miscibles con el agua y son añadidos expresamente de manera habitual. Obviamente en una loción hay que evitar el alcohol y es preferible el extracto glicerínico.

Extractos oleosos.

Se trata de una maceración en un aceite ligero como puede ser el de oliva, el de almendras, el de girasol, el de cacahuete, o una mezcla de algunos de ellos. La denominaremos oleato. Es un método de extracción de principios liposolubles muy suave. Se cubre el polvo o triturado de planta completamente con el aceite y se macera durante 20 – 30 días, con agitación periódica (una vez cada dos o tres días). Preferiblemente a temperatura constante y en la oscuridad. Dado que el extractor es un aceite vegetal, es un método muy valioso en jabonería para aportar, especialmente en el sobre engrase, los activos de plantas medicinales.
Para el caso de aceites de preafeitado, aunque es más inmediato perfumar con aceites esenciales los aceites vegetales, un oleato obtenido por maceración directa de plantas no solamente contiene los terpenos propios de su aceite esencial, como también otras sustancias no volátiles que pueden ser de interés terapéutico (caléndula, manzanilla, hipérico, árnica, etc).
La extracción en caliente de principios activos con aceites vegetales no es habitual en artesanía del jabón (lo que sería una fritura);si se hace, suele emplearse el aceite de jojoba, que tiene una alta capacidad de extracción a temperaturas moderadas.
Cuando el extractor no es un aceite líquido, sinó una grasa animal, como puede ser la manteca de cerdo y/o sebo de vaca, la extracción se denomina enfleurage. Este es un método muy antiguo, empleado en Grasse para obtener la esencia de jazmín y otras esencias delicadas; recuerden a Jean Baptiste Grenouille, el asesino de El Perfume, que extraía la esencia de sus víctimas mediante enfleurage con una muselina de lino engrasada con manteca de cerdo, con la que envolvía a las jóvenes desafortunadas. Para un enfleurage se requiere colocar sobre una bandeja una cama de un centímetro de espesor de grasa animal, y encima de la grasa una monocapa de las las flores o planta de la cual se quiere extraer lso principios liposolubles (casi exclusivamente los aceites esenciales.) y cubrirlo con una sobrebandeja, durante no menos de un par de días o hasta que las flores marchiten. Actualmente la técnica enfleurage también se usa con mantecas vegetales.( karité por ejemplo), y es ideal para planta fresca, si bien algo costoso por el tiempo que se invierte en el recambio de los lechos de flor o planta.

Hidrolatos.

También conocidas como aguas florales o aguas esenciales. Es el agua destilada (en destilador o alambique) de la planta. Contiene todos los principios volátiles de la planta (responsables de su perfume) particularmente su aceite esencial que suele quedar muy diluido. Esto último ocurre así por ser la riqueza de aceite esencial de la planta del orden del 1 - 2 % de su peso solamente (hay algunas excepciones como el anís estrellado, la canela o el clavo que son mucho más ricos y dan mejores rendimientos), y al ser tan exigua cantidad, puede quedar gran parte del aceite esencial diluido y disperso en el hidrolato, si se obtiene un volumen importante de destilado , pese a ser muy poco miscibles el agua y el aceite esencial.
Para obtener un hidrolato, en mi caso empleo entre un 10 - 15 % de planta para el volumen de hidrolato destilado obtenido. Puede emplearse la hidrodestilación directa, cuando la planta se coloca directamente en el agua de la caldera del destilador, pero es mucho más recomendable el método de arrastre por vapor, donde la planta se coloca en una bandeja con finos agujeros, ubicada a media altura de la caldera.
Los hidrolatos ofrecen pocos problemas de conservación y son ideales tanto para hacer jabones y cremas, sustituyendo al agua destilada, como para añadir a lociones after.
Puede emplearse planta seca o planta fresca, que estará finamente desmenuzada en la bandeja de percolación.
En este hilo perfume imposible explicaba con imágenes como hacer un hidrolato casero.

La mayor parte de los aceites esenciales se obtienen de la misma manera, ya que en cantidad suficiente de planta, se obtiene un anillo flotante de aceites esencial sobre el agua. Por ejemplo, con una destilación casera de 70 gr de semillas de lavanda y pétalos de rosa, vean la foto, apenas se logra obtener 1 ml de aceites esenciales, y se puede ver en la foto del embudo de decantación el anillo de aceite esencial:
[Imagen: 7D4E0Ag.jpg]
[Imagen: dUZmoYi.jpg]
La hidrodestilación requiere una masa de muchos kilos de planta para beneficiar una mínima cantidad de aceite esencial, motivo por el cual es mucho más aconsejable adquirirlo.

Finalmente, unas pocas recomendaciones. Adquieran las plantas secas de herboristerías de confianza, preferiblemente de proveedores ecológicos. En caso de recolección propia de planta fresca, no es adecuado emplear especímenes recogidos en entornos muy frecuentados, bordes de caminos o bordes de campos de cultivo (pesticidas). Preparar el extracto, oletato o hidrolato lo más fresco posible, a ser posible para uso inmediato, o en la cantidad justa y mínima que vayamos a emplear. La caducidad de los extractos acuosos es muy limitada, y aunque la de los oletatos es mucho mayor, tienen su caducidad. Y por último, y no menos importante, infórmense bien de las condiciones seguras de uso de su preparado, en especial en lo relativo a los aceites esenciales, que no están exentos de reacciones adversas. No todo lo que se explica en la web es siempre cierto respecto a la bondad de los preparados de plantas, la potencia terapéutica de algunas de ellas es enorme y debemos aproximarnos a su uso con conocimiento cierto.

[Imagen: mbiE7eo.jpg]

En este foro hay muchos artesanos caseros que elaboran sus propios aceites de preafeitado, lociones, afters y jabones, mediante alguno de los procedimientos descritos (u otros), empleando plantas en algún momento. Siéntanse libres de hacer los aportes que consideren, explicar sus experiencias, y sean muy bienvenidos a esta botica.
______________________
Visíteme en La Botica de Frankincense, donde los jabones cuentan historias.
The following 5 users Like Frankincense's post:
   antxel, eldenegro, fredyx, JB 007, Kike
Responder
#2

Magnifica explicacion, Paco, como siempre

Me ha llamado la atencion muchas cosas, pero sobre todo la decoccion. Debo indicar que es un proceso que se utilizaba bastante antiguamente en la elaboracion de la cerveza, puesto que no habia control sobre el grado de modificacion del grano en el malteado (hoy en dia las maltas vienen muy bien modificadas) y para mejorar la extraccion se habia de utilizar este proceso. En el caso de la cerveza, durante el macerado se extrae una parte del mosto y se pone a una temperatura muy superior durante un tiempo para luego volver a mezclarlo con el resto del mosto. De esta forma se mejora la extraccion del grano y se caramelizan una parte de los azucares.

Un ejemplo de cerveza que sigue haciendo hoy en dia este proceso es la Pilsner Urquell, que lleva una triple decoccion (proceso muy costoso hoy en dia) y que he recomendado en mas de una ocasion

Disculpas por el spin off. Siga con su labor divulgativa, por favor
The following 2 users Like eldenegro's post:
   Frankincense, fredyx
Responder
#3

Gracias por compartir compañero
The following 1 user Likes Kike's post:
   Frankincense
Responder
#4



Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk
No busques cuentos con final feliz, busca ser feliz sin tanto cuento
The following 1 user Likes ferdyfernins's post:
   Frankincense
Responder
#5

Impresionante, ahora que me estoy interesando un poco más en esto de los jabones (por ahora para tocador o ducha). Tengo unas duda y corregidme si me equivoco. ¿Cuándo deberían incorporarse al jabón? ¿Como afectan a la formulación del jabón? Entiendo tienen que tenerse en cuenta su base para ajustar la formula.
The following 1 user Likes Nolrim's post:
   Frankincense
Responder
#6

Como siempre muy interesante!! Gracias por el tiempo que le dedicas a este espacio del foro.
                                                                           Humor Afilado, pero nunca cortante.
The following 1 user Likes fredyx's post:
   Frankincense
Responder


Posibles temas similares...
08-09-2019, 15:51
Último mensaje: ischiapp
25-08-2019, 16:44
Último mensaje: Halcón milenario
24-08-2019, 15:29
Último mensaje: ischiapp
23-08-2019, 23:11
Último mensaje: ischiapp
15-08-2019, 23:14
Último mensaje: Frankincense
22-06-2019, 21:42
Último mensaje: knife
25-03-2019, 00:06
Último mensaje: Macmody
22-03-2019, 23:50
Último mensaje: JB 007
22-03-2019, 22:17
Último mensaje: Etxeba10



Usuarios navegando en este tema:
1 invitado(s)


Theme © iAndrew 2016 - Forum software by © MyBB